Nuevas exigencias de seguridad frente a incendios en fachadas

Durante los últimos años hemos presenciado grandes incendios en edificios de todo tipo que han llevado a una revisión de la normativa relativa a protección contra incendios.

Recientemente, el Real Decreto RD 732/2019, de 20 de diciembre, ha modificado las exigencias del Documento Básico de Seguridad en caso de Incendio DB-SI del Código Técnico de la Edificación (CTE).

En este documento se modifican las exigencias de resistencia al fuego de los sistemas constructivos de fachadas y medianeras, lo que afecta a los sistemas de aislamiento de fachadas mediante SATE y a las fachadas ventiladas.

Índice de contenidos

¿Cuáles son las nuevas exigencias?

– Para sistemas SATE

En el nuevo documento se definen las clases de reacción al fuego de los sistemas constructivos de fachada (incluyendo sistema SATE) y  que ocupen más del 10% de la superficie de la misma, en función de la altura total de la fachada:

      • Hasta 10 m de altura: D-s3,d0
      • Entre 10 y 18 m de altura: C-s3,d0
      • Más de 18 m de altura: B-s3,d0

En el caso de fachadas con altura menor de 18 m, pero que tengan un arranque inferior accesible desde la calle o desde una cubierta, la clase de reacción al fuego debe ser al menos B-s3,d0, hasta una altura de 3,5 m como mínimo.

–  Para fachadas ventiladas

Se define, también, la clase de reacción al fuego que deben tener los sistemas de aislamiento situados en el interior de cámaras ventiladas, en función de la altura total de la fachada:

  • Hasta 10 m de altura: D-s3,d0
  • Entre 10 y 28 m de altura: B-s3,d0
  • Más de 28 m: A2-s3,d0

Debe limitarse, además, el desarrollo vertical de las cámaras en continuidad con los forjados que separan sectores de incendio. La inclusión de barreras E 30, se considera un procedimiento válido para limitar dicho desarrollo vertical.

¿Qué significan las clases de reacción al fuego?

Las clases de reacción al fuego o Euroclases, son un sistema de clasificación de comportamiento frente al fuego de los materiales que aporta información sobre si los productos son combustibles o no, la producción de humo de dichos materiales y la formación de gotas que puedas propagar el incendio. Estas tres clasificaciones son las que definen la clase de reacción al fuego final:

  • Clasificación en función del comportamiento ante el fuego:
        • A1: Materiales no combustibles que no contribuyen al fuego.
        • A2: Materiales no combustibles que no contribuyen de forma significativa al desarrollo del incendio.
        • B: Materiales combustibles con contribución muy limitada al fuego.
        • C: Materiales combustibles con contribución baja al fuego.
        • D: Materiales combustibles con contribución media al fuego.
        • E: Materiales combustibles con contribución alta al fuego.
        • F: Materiales no ensayados.
  • Clasificación en función de la emisión de humo:
        • s1: Producción baja y lenta de humos.
        • s2: Producción media de humos.
        • s3: Producción elevada y rápida de humos.
  • Clasificación en función de la caída de gotas:
        • d0: Sin caída de gotas.
        • d1: Se producen gotas, pero duran menos de 10 segundos.
        • d2: Con caída de gotas.

¿Cuál es la clase de reacción al fuego de los sistemas usados en fachadas?

Los aislamientos más utilizados habitualmente en sistemas SATE son el poliestireno expandido (EPS), el poliestirenos extruido (XPS) y la lana mineral.

Estos sistemas de fachada SATE tienen, en general, una clasificación B-s1,d0 o B-s2,d0 (en el caso del poliestireno) o incluso A2-s1,d0 (en el caso de la lana mineral). Por lo tanto, se podría usar cualquiera de estos sistemas SATE para fachadas de cualquier altura, ya que tienen mejor reacción al fuego que la máxima exigida en la modificación del CTE, B-s3,d0, para fachadas de más de 18 metros de altura.

Sin embargo, esto no ocurre en el caso de fachadas ventiladas, donde la normativa es más exigente. En fachadas ventiladas de más de 28 m de altura, tendríamos que utilizar aislamientos de lana mineral, que son los únicos que nos garantizan la clase de reacción al fuego exigida en el CTE, A2,s3,d0 para fachadas de más de 28 m de altura.*

*Estos datos son genéricos y orientativos. Siempre será necesario verificar la clase de reacción al fuego de un producto concreto con la información técnica del mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *