Andamios: Normativa y utilización en obras

En el ámbito de la construcción, la seguridad es una prioridad indiscutible. La implementación de normativas y estándares específicos se vuelve esencial para garantizar la integridad de los trabajadores y la calidad de las estructuras. En este contexto, el Andamio Europeo emerge como un elemento crucial en las obras de construcción, respaldado por una normativa rigurosa que busca asegurar su correcta utilización y, por ende, la seguridad en los lugares de trabajo.

La Directiva 2001/45/CE establece los requisitos mínimos para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores en el uso de equipos de trabajo, incluyendo los andamios. Además de esta normativa en España existe la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y su RD 1215/1997, modificado por el RD 2177/2004, que la complementa.

El objetivo principal de estas regulaciones es garantizar que los andamios sean seguros y cumplan con estándares específicos de diseño, fabricación, instalación y uso. Esto incluye la calidad de los materiales utilizados, la resistencia estructural, la estabilidad y la capacidad de carga.

Igualmente existe una normativa específica según el tipo de andamio:

  • EN 12810 y EN 12811: Normas para Andamios Temporales. Estas normas establecen los requisitos y métodos de prueba para los andamios temporales, abordando aspectos como la resistencia estructural, estabilidad y durabilidad. Proporcionan una base técnica sólida para el diseño y la fabricación de andamios, asegurando su rendimiento durante su vida útil.
  • EN 1004: Norma para Andamios Móviles. Específicamente enfocada en los andamios móviles, esta norma establece requisitos para su diseño, fabricación y utilización segura. También aborda aspectos como la estabilidad, l as dimensiones y las características de seguridad, contribuyendo a la prevención de accidentes relacionados con estos tipos específicos de andamios.
  • EN 13374: Norma para Barandillas de Protección. Las barandillas de protección son elementos esenciales en los andamios para prevenir caídas. Esta norma establece los requisitos técnicos para las barandillas temporales de borde y los elementos de protección contra caídas, asegurando su eficacia y resistencia.

Tabla de contenidos

Tipos de Andamios

Existen varios tipos de andamios diseñados para adaptarse a diferentes situaciones y necesidades de construcción. Algunos de los tipos más comunes incluyen:

Andamios Tubulares:

  • Conformados por tubos de acero galvanizado.
  • Proporcionan una estructura robusta y resistente.
  • Se utilizan comúnmente en construcciones de gran envergadura.

Andamios de Marco:

  • Compuestos por marcos y plataformas modulares.
  • Fáciles de montar y desmontar.
  • Ideal para trabajos de menor escala.

Andamios Colgantes:

  • Suspensión desde la parte superior de un edificio o estructura.
  • Empleados en fachadas o lugares de difícil acceso desde el suelo.

Andamios Móviles:

  • Equipados con ruedas para facilitar su desplazamiento.
  • Útiles en proyectos que requieren movilidad constante.

Andamios de Encofrado:

  • Diseñados específicamente para el acceso a muros y paredes durante el proceso de encofrado.
  • Permiten el trabajo seguro en alturas.

Andamios de plataforma elevadora:

  • La plataforma de este tipo de andamios se mueve, eléctricamente, sobre 1 o 2 mástiles.
  • El panel de control y los mandos se encuentran en la misma plataforma.
  • Es una buena elección cuando el apoyo en el terreno es resistente y se necesita actuar sobre una fachada en la que no favorece el empleo de andamio tubular.

Proceso de Montaje

El montaje de andamios debe llevarse a cabo por personal capacitado y siguiendo las instrucciones del fabricante. Aquí hay una guía general sobre cómo montar un andamio de manera segura:

  • Planificación: Antes de comenzar, es esencial planificar el tipo de andamio necesario y evaluar las condiciones del sitio. Considerar la capacidad de carga, la altura requerida y otros factores relevantes.
  • Inspección de Materiales: Verificar que todos los componentes del andamio estén en buen estado. Inspeccionar los tubos, marcos, plataformas y cualquier otro elemento para detectar posibles defectos.
  • Montaje de la Estructura Básica: Colocar los marcos de manera estable y asegurarlos correctamente. Unir los componentes utilizando los sistemas de fijación proporcionados por el fabricante.
  • Instalación de Plataformas: Colocar las plataformas de manera uniforme y asegurarse de que estén bien fijas. Evitar sobrecargar las plataformas y respetar la capacidad de carga especificada.
  • Asegurar la Estabilidad: Utilizar puntales y diagonales para proporcionar estabilidad lateral. Anclar el andamio al edificio o estructura según las indicaciones del fabricante.
  • Verificación Final: Antes de permitir el acceso, realizar una verificación final para asegurarse de que todo esté correctamente montado y asegurado. Realizar inspecciones periódicas durante el uso para identificar y abordar posibles problemas.
  • Cumplimiento de Normativas: Es fundamental que todos los trabajadores y empleadores cumplan estrictamente con las normativas europeas de andamios. Esto implica seguir los procedimientos de montaje y desmontaje, capacitar adecuadamente al personal, y garantizar que se realicen inspecciones regulares para mantener la seguridad a lo largo del proyecto.

En caso de incumplimiento de las regulaciones, las consecuencias pueden ser graves, incluyendo multas, detenciones de trabajo y, lo más importante, riesgos para la seguridad de los trabajadores.

Conclusiones

La elección del tipo de andamio adecuado y su montaje correcto son elementos clave en este proceso. La formación continua, la conciencia de seguridad y el cumplimiento de las normativas son esenciales para garantizar un entorno de trabajo seguro y productivo.

Contacta con nosotros si estás interesado en que te ayudemos en la rehabilitación de tu edificio y visita nuestra web para obtener más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *